viernes, 25 de julio de 2014

YOC y crecimiento de la cartera

Un plan de independencia financiera tiene que ser ambicioso para poder llevarlo a buen puerto. El objetivo es complicado y necesitamos sacar un mínimo de rentabilidad anual para que el binomio ahorro + reinversión nos permita decidir con el paso de los años si dejamos de trabajar y nos dedicamos a vivir de las rentas de los activos que hemos ido acumulando a lo largo de nuestra vida.

Mi objetivo de rentabilidad anual por dividendo de la cartera a precios de compra debe ser superior a un 5%. De otro modo veo complicado poder avanzar a un ritmo lo suficientemente alto como para llegar al final de este camino emprendido allá por el verano de 2012.




En un entorno de tipos bajos, en los que el dinero entra en renta variable a un ritmo brutal, no es sencillo superar este umbral de rentabilidad. Esto no significa que una empresa que no reparta al menos un 5% de dividendos tenga que ser descartada. El aumento de los dividendos de las empresas que ya he comprado ayudarán a mantener la rentabilidad en el mínimo que me exijo.

Además, para lograrlo puedo tomar alguna posición un poco más arriesgada, mas allá de los típicos blue chips que todos llevamos en cartera, y así obtener unos ingresos algo superiores, de ahí que ARCP forme parte del grupo de empresas que he comprado este año. Estas empresas no pueden suponer un porcentaje alto de nuestra inversión ya que hay que controlar el riesgo al que estamos expuestos.

Además del YOC mínimo del 5% que le exijo a mi cartera, también creo que es necesario ponerse unas metas mínimas de incremento del dividendo total cobrado cada año. Este porcentaje no puede ser estático, pues no es lo mismo aumentar un 20% los dividendos cobrados cuando la inversión es de 10.000 € que cuando es de 100.000€.

Por eso, me he marcado unos objetivos de incremento mínimo de dividendos de un 25% para un periodo de 5 años, del los cuales, ya han pasado 2. Tras este primer periodo habrá que revisar la situación y ver cual podrá ser el incremento anual para el siguiente lustro, si bien, no podrá ser inferior a un 18%-20% si quiero mantener un ritmo alto de crecimiento.

A lo largo del año hay que ir viendo si vamos bien encaminados o si por el contrario, no somos capaces de llegar a cumplir con nuestros objetivos y, si es así, tratar de buscar el modo de mejorar nuestros resultados.

Por el momento voy quemando etapas con éxito, sin embargo, esto no ha hecho nada más que empezar. Cada vez es más difícil avanzar manteniendo este ritmo.

 Falta muchísimo y hay que seguir con la misma ilusión y entrega para conseguirlo.

Mucha suerte a todos en vuestras inversiones. Un saludo!



No hay comentarios:

Publicar un comentario